53 - Aprender a ser limpio

SKU
VIDEO-309
Vista general
. ¡Donde usted quiera!. Con una orden
No está disponible
0,00 €

Es absolutamente posible enseñar a su loro a ser limpio. Esto parece increíble, pero es una realidad. Por otra parte, es bastante fácil, pero requiere de todos modos entrenamientos regulares, paciencia y habitualidad.
Francamente, este aprendizaje es facultativo y muchos dueños de loros se contentan con recoger los excrementos de su protegido, especialmente porque no son tan voluminosos.
Pero además de la ventaja de tener algún día un loro limpio, este entrenamiento tendrá el mérito de vincularlo un poco más y de desarrollar su psiquis. Todas las sesiones deben considerarse como juegos.
Es rarísimo que un loro se vuelva limpio en un 100%, sepa que habrá siempre accidentes.

Preámbulo

 

¡Buena noticia: los excrementos de pericos y loros son compactos y muy pequeños, excepto ciertas especies!

Algunos loros no harán sus necesidades encima de usted. ¡Mucho mejor!


Pero en la mayoría de los casos, los loros hacen sus necesidades en cualquier parte, aproximadamente, cada 20 ó 30 minutos.

Son posibles dos técnicas para enseñar a ser limpio a un loro. Descúbralas en imágenes.

¡Donde usted quiera!

 

Identificar uno o dos lugares precisos.



¡Aprenda a reconocer los signos precursores de la defecación!


Fíjese en la frecuencia de su loro.


Algunos instantes antes de expulsar un excremento, tome a su pájaro y póngalo en el lugar determinado por usted.

Espere a la defecación y pronuncie la palabra mágica (una orden clara y siempre igual). En caso de éxito, felicítelo y aliéntelo.

Su loro va a comprender que si hace sus necesidades en el lugar preciso, obtendrá un gran momento de atención y de amor…

Con una orden

Esta técnica es más flexible y permite no determinar un lugar preciso. ¡Es muy cómodo para las familias un poco nómadas y muy móviles!

 

Ponga al pájaro sobre un lugar fácil de limpiar. Diario, lavabo, cubo de basura, etc.

Pronuncie la palabra mágica y espere la defecación.


Tenga cuidado con condicionar demasiado a su pájaro, quien debe ser capaz de hacer sus necesidades aún incluso si no ha recibido la orden, con el riesgo de tener una oclusión intestinal.

No mezcle las dos técnicas ya que son de hecho, muy diferentes.


En el primer caso, su pájaro comprende que si expulsa excrementos en un lugar preciso obtiene besos y reconocimiento; en el segundo caso, responde a una orden y hace sus necesidades (con las mismas felicitaciones) de todas maneras. La segunda técnica es la más flexible pero probablemente la más arriesgada.

Fuentes


www.colony.fr


Usted ha señalado una equivocación, un error de redacción, no está de acuerdo con esta información o ha vivido una situación que puede ser útil para otros; no dude en comunicarnos su testimonio escribiendo a la siguiente dirección: contact@colony.fr

Escribir Su propia reseña
Solo usuarios registrados pueden escribir comentarios. Por favor, iniciar sesión o crear una cuenta